3 maneras de hacer marketing colaborativo

Blog

|

TXT

marketing colaborativo

El marketing ha dejado de ser la pata gruesa y pesada de un enorme elefante llamado empresa que trata de moverse “ágilmente” y ha pasado a ser un elemento más liquido.  Por lo menos así debe ser.

 

Es decir, el marketing debe ser capaz de fluir constantemente y adaptarse sin ningún problema al entorno, a la atmósfera económica, ambiental, tecnológica y por supuesto a los cambios de la humanidad rápida y eficientemente.

 

Suena lindo aquí en esta pantalla pero realmente cuesta ejecutarlo, se necesita una cultura “renacentista” donde los consumidores o usuarios sean verdaderamente el centro de las estrategias.

Se necesita una cultura innovadora centrada en las personas, no en la tecnología.

Marketing Colaborativo

Para esto se hace necesario optimizar recursos de todo tipo, tanto tiempo e inversión, algunos de los más importantes y tampoco es posible que lo haga solo la empresa y sus empleados.

 

Ahí es donde entra el marketing colaborativo, con el que se busca que los consumidores dejen la pasividad y se conviertan en consumidores o usuarios activos llamados prosumers.

PROSUMERS = Productores + Consumidores

PROSUMERS = Productores + Consumidores

Claro, con todo esto del internet los consumidores ya son prosumidores, todo el tiempo están produciendo contenido, historias, productos, complementos, etc…  pero lo que quiero decir, es que se debe buscar que estos mismo ayuden o colaboren con la marca.

 

Con el marketing colaborativo se deben generar acciones o crear espacios de convergencia de ideas para llegar a una mejor solución o a soluciones más relevantes y eficientes para esos consumidores y los que vendrán posteriormente.

 

Palabras más palabras menos, el marketing colaborativo es una forma de generar cambios empresariales con la “complicidad” de los consumidores, clientes potenciales o usuarios.

 

Aunque más que empresariales, es generar cambios en la sociedad con la participación de una empresa y un puñado de consumidores, usuarios o potenciales clientes de esa empresa.

Se trata de co-crear o en algunos casos co-existir con las comunidades o tribus como las llama Seth Godin.

Marketing Colaborativo

El marketing colaborativo no solo se trata de recoger feedback, testear y/o analizar la data y construir a partir de ahí. Eso ya es obvio, hay que hacerlo.

 

Va mucho más allá, se trata de que los consumidores se involucren en lo que la empresa está creando.

Por eso aquí te compartimos 3 maneras de hacer marketing colaborativo

1. Crowdfunding

Ahora es posible vender con anticipación miles de productos o servicios sin incluso haberlos fabricado. Sin haber invertido un solo peso.

 

Hoy por hoy con métodos como Lean Startup, casi que ha desaparecido la forma típica de hacer marketing donde primero se producían productos en masa y luego salían a venderlos con publicidad masiva. Eso ya dejó de existir o por lo menos está llegando a su final.

 

Las plataformas de Crowdfunding son básicamente plataformas de financiación colectiva, donde una empresa o emprendedor comparte la idea que está pensando en producir y recibe de cientos o miles de personas, un aporte económico para la realización de esa idea. A cambio, esa persona puede recibir una vez esté listo (fabricado) el producto, una muestra del mismo, alguna membresía a algo relacionado directamente con el producto en mención o incluso, acciones.

 

Gracias a esa financiación colectiva, la empresa o el emprendedor logra hacer realidad su idea, que puede ser un producto o servicio.

Tiene muchas ventajas como por ejemplo, permite validar la idea del producto o servicio, testear intereses, testear mercado, incluso precio.

 

Todo sin haber fabricado absolutamente nada.

 

Por supuesto se recibe feedback pero el nivel de involucramiento es mucho mayor, pues las personas están depositando tanta confianza en la idea, que la están comprando si tener nada en sus manos y sin ver nada fabricado. Solo fotos, videos, renders y eso sí, muy buenos textos.

 

Hoy en día ya hay especialistas en este tipo de campañas donde saben qué plataforma es mejor usar, qué decir y cómo poner en marcha la campaña así como los incentivos.

 

Una buena idea para hacer marketing colaborativo.

2. Open innovation (Innovación abierta)

Regularmente la creación y gestión de proyectos nuevos se hace de manera cerrada, es decir, se hace con el conocimiento y experiencia de la misma compañía.

 

En otras palabras, muchas veces las empresas generan innovación dentro de la misma empresa, es decir, con sus empleados.

 

En ocasiones es por miedo a que la competencia los pesquen y sepan hacia dónde van.

 

Con estrategias de innovación abierta las empresas pasan sus limites, salen de sus estrategias “ensimismadas”.

 

Con la innovación abierta se busca que las empresas combinen su conocimiento y experiencia interna con el conocimiento y experiencia externa, es decir, de terceros, es una cooperación con organizaciones donde por supuesto, hay consumidores de la marca aunque no necesariamente debe ser como tal una organización, puede ser con una o varias comunidades.

 

Un ejemplo de esto fue cuando Rappi a través de su CEO Simón Borrero en Linkedin, creó una convocatoria para publicistas, diseñadores, comunicadores, mercadólogos para que crearan una campaña que generara más descargas de la app y nuevos usuarios.

 

La empresa, Rappi, recibía los anuncios de los participantes, seleccionaba algunos y los ponían a rodar con pauta, el anuncio que mejor resultados tuviera, a sus creadores, se les recompensaba con una suma de dinero.

 

Por su puesto, los que participaban en la convocatoria, se sabe que son usuarios de la app.

3. Marketing de afiliados

Algunos dirán que tiene que ver más con un modelo de negocio y sí, tal vez, pero resulta una muy buena idea usar el marketing de afiliados para hacer marketing colaborativo o generar cooperación con los consumidores.

 

Hoy en día cualquier persona en el mundo puede vender productos o servicios fabricados por otros a través de internet, es decir, se puede dedicar a comercializarlos. Si hay alguien que quiere vender lo que estás creando o haz creado, quiere decir, que lo que tienes entre manos gusta. ¿no?

 

Hay plataformas dedicadas a esto que previamente han hecho convenios con marcas y empresas en esas plataformas los fabricantes y afiliados se encuentran; el afiliado entra a la plataforma y ve una serie de productos y servicios que quiere vender, puede escoger uno o varios, no importa.

 

La plataforma le genera una URL codificada que identificará a ese afiliado, ten en cuenta que hay muchos afiliados, muchas o varias personas vendiendo ese mismo producto o servicio, por eso la URL es codificada, pues todos los vendedores van a generar tráfico a la misma página donde está el producto o servicio y eso permite a la plataforma saber por dónde entraron los compradores, si por el afiliado X o por el afiliado Y, esto por supuesto le permite a la plataforma pagar comisiones de venta.

 

Lo bueno y ahí es donde hace match con el marketing colaborativo, es que la persona que quiere vender x producto primero debe comprarlo.

 

¡Pum! Redondito.

 

Genera nuevos consumidores y de paso esos consumidores ayudan a promover el producto o servicio ,es decir, cooperan con el marketing de la empresa.

 

Veamos un ejemplo.

Una marca de seguros cuyo modelo de negocio y venta ha sido a través de los famosos intermediarios o brokers (empresas que venden sus seguros) por años estos intermediarios o brokers han desarrollado la venta de manera física, con oficinas, etc.

 

Si la empresa de seguros quisiera hacer una estrategia de marketing colaborativo, podría usar el marketing de afiliados para por ejemplo, crearle una URL codificada a cada intermediario o bróker y que estos se encarguen de generar tráfico hacia sus cotizadores digitales.

Marketing Colaborativo

Y además, esta marca de seguros podría también vender directamente a los clientes con sus propias acciones de marketing de esta manera la marca de seguros tendría un puñado de empresas vendiendo sus pólizas, conocería de primera mano el feedback de los clientes de esas empresas pues la data estaría ahí a la mano para ser analizada.

En resumen, el marketing colaborativo es la complicidad de la marca junto con los consumidores para crear soluciones más eficientes.

 

El Marketing colaborativo no es crear una fan page o un grupo en Facebook y ganar seguidores o postear banalidades y/o hablar sobre de las maravillas de la empresa o hacer encuestas en las redes sociales o con diferentes herramientas.

 

Es marketing colaborativo porque lo hacen posible las personas, reunidas en comunidades o tribus con intereses, creencias, valores y propósitos  en común con la marca.

Bueno, ya terminamos aquí para no alargarnos más.

Si te gustó, sé buen profesional y comparte con tu comunidad.